L'Havana, Malecón. Foto: Teresa Amat



diumenge, 26 d’abril de 2009

Sant Larsson que estàs en el cel

Ja gairebé no ens sorprenem de la capacitat inventiva dels periodistes (“polítics”, “esportius”, “culturals”, etc.) a l’hora, posem per cas, de titular un article, una entrevista o un reportatge, però jo encara ho faig. O almenys encara m’hi fixo.

Així, no he pogut menys que aturar-me en un títol de La Vanguardia en què Xavi Ayén fa així: «Las leyes que no amaban a la mujer de Larsson». La manera més estimulant —sense ironia— de convidar-nos a continuar llegint, sobretot si no som seguidors de Larsson perquè ni tan sols n’hem llegit res, com és el meu cas. I la lectura no decep. No decep, suposo, els larssonians, ni m’ha decebut a mi, encara que les raons siguin segurament oposades. A mi no m’ha incitat a llegir Larsson però m’ha excitat la capacitat d’escàndol que, per bé i per mal, encara em queda.

Es veu que a la dona de Larsson, Eva Gabrielsson, que no hi estava legalment casada (ni estaven registrats com a convivents de fet), la llei sueca li nega, per aquest fet, el dret a percebre els sucosos drets d’autor de les dues (per ara) novel·les de Larsson, que cobren els molt contents pare i germà de l’escriptor. Tot el text es porta l’oli i gairebé cap frase té desperdici:

El gran triunfador de la Diada de Sant Jordi —tanto en catalán como en castellano— ha sido Larsson. Desde Estocolmo, la que fue su pareja durante sus últimos 30 años de vida, agradece, en conversación con este diario, el fervor de los lectores: «Me siento muy honrada y a la vez muy sorprendida, percibo que Stieg se ha convertido en alguien muy querido, ya no sólo por mí y los que le conocieron personalmente, sino también, en este caso, por el público catalán. Quiero destacar que, más allá del mero entretenimiento que otros productos culturales suponen, en el caso de Stieg, lo básico es la afinidad que mucha gente en todo el mundo siente con sus ideas, con su coraje y con su combate contra la injusticia y la discriminación, tan evidentes en toda la serie Millennium. Los sucesos, lugares y personas que se mencionan en sus páginas no son mera ficción. En honor de este Sant Jordi, me tomaré un café con leche sin azúcar, como los que le gustaban a él, e invito a sus lectores a hacer lo mismo».

Bé, a mi el cafè amb llet m’agrada amb una mica de sucre. Passo, doncs. Ayén continua explicant-nos això de la marginació de la viuda i les males relacions que té amb la família del seu home, i ens diu, de passada, sense que vingui gens a tomb, incrustat com un pegat en el text, que es van conèixer «en un mitin contra la guerra de Vietnam en 1972». Però de seguida entra en matèria, la matèria interessant —que interessa, vull dir— de debò:

La injusticia que ello supone [que la dona s’hagi quedat sense els drets] ha irritado a lectores de todo el mundo, y un grupo de ellos ha creado una web de ayuda a la viuda: www.supporteva.com. Según nos explica Gabrielsson, «la iniciativa es totalmente ajena a mí. Ha surgido en Noruega, pero tiene ya páginas en Gran Bretaña, EE. UU. y Suecia, y pronto van a aparecer las versiones francesa y española». Justo el día previo a Sant Jordi, se lanzó esta web creada por cuatro lectores noruegos, a los que la prensa nórdica ya ha bautizado como los cuatro mosqueteros. La gente puede efectuar donativos para costear la batalla legal de Gabrielsson así como para darle una especie de royalties morales por el éxito. La propuesta de sus promotores es simple: piden a cada lector de la serie Millennium que, si le ha gustado el libro, efectúe un donativo a Eva si consideran que la situación que vive es injusta. Se sugiere que los lectores enfadados paguen unos 2,26 euros por cada libro o película que hayan leído o visto, pues esa cantidad equivale a la mitad de los derechos de autor por cada libro vendido. Dependiendo del grado de indignación, la cosa varía. Si el lector está ofendido, se sugieren 5,28 euros, y si el lector se siente realmente furioso, entonces puede donar lo que quiera a partir de la cantidad mínima de 11,32 euros. (Negretes meves.)

Cal dir que la senyora Grabrielsson-Larsson sembla que té una feina i per tant no deu estar pas necessitada: Gabrielsson nos recuerda que, dados los escasos ingresos de Larsson —que trabajaba en la voluntariosa revista Expo, dedicada a combatir la extrema derecha—«fue mi sueldo como arquitecta en un despacho el que nos permitía vivir y a él dedicarse a escribir los libros, para los que también realicé trabajos de documentación». Potser és ben lícit que vulgui cobrar-se, ara, els sacrificis fets, però el que trobo sensacional és que els lectors li vulguin pagar el compte pendent.

Més coses interessants, senzilles i tendres:

Asimismo, Gabrielsson nos cuenta: «Ahora estoy escribiendo un libro en el que cuento todas las cosas que han sucedido tras la muerte de Stieg, pero no tengo fecha de publicación» [la tindrà aviat, no en dubtem]. Sobre la existencia o no de una cuarta novela de Blomkvist y Salander escrita por Larsson, afirma que «sí, empezó una cuarta entrega, de la que hay unas 200 páginas escritas», lo que supondría una quinta parte del total. La viuda de Larsson destaca que «Stieg jamás buscó la atención del público hacia su persona. Habíamos hablado de la posibilidad de que se convirtiera en una celebridad, lo que suponía para él una pesadilla. Lo que le motivaba era la búsqueda de un mundo justo, la colaboración igualitaria de gentes de diferentes culturas, religiones, ideas, edades, procedencia social y profesiones. Es por eso que, cuando se dan noticias positivas como la de este Sant Jordi, todo este asunto de la herencia me deja un mal sabor de boca. Es algo tan contrario a lo que las novelas dicen... y a todo lo que Stieg —un feminista convencido— defendió. Es una paradoja que yo sufra esto».


I una mica més de sentimentalisme per al final:

«Stieg —prosigue— era muy especial. Tuvo una gran confianza en sí mismo para luchar contra la injusticia. No sólo hablando o escribiendo, sino también actuando. Por ejemplo, fue un activista contra el franquismo que sufrían ustedes en España, e intervino personalmente a favor de las mujeres víctimas de la
violencia doméstica. Consiguió que muchas personas pasaran a la acción, que decidieran hacer algo útil con sus vidas. Esa es la lección que me dio».

«El derecho de sangre manda en la “avanzada” Suecia», diu Ayén en un requadre on la viuda conclou:

...No hizo testamento porque sólo teníamos un piso de 56 metros cuadrados. ¿Quién iba a imaginar su éxito como escritor? O que se muriera ya... (Negretes meves.)

Ah, si s’ho hagués imaginat!, com hauria corregut cap al registre! No se li pot negar claredat, a la senyora. Una senyora que d’aquí a un temps, entre les donacions dels generosos lectors (i encara millors persones), les vendes del llibre dels fets que està enllestint i els drets del quart volum de Millennium del qual escriurà les quatre cinquenes parts que li falten, aviat serà més rica que la Rowling. I sense gastar-hi gaire més imaginació que la que aquí demostra. Brava!

3 comentaris:

  1. A aquestes alçades una vella història. Que jo recordi la senyora és arquitecta i aparentment capaç de guanyar-se la vida tota sola.

    Sense conèixer-la de res, l'únic que puc intuir de tot plegat és que aquesta paia encara està alienada per la mort del col·lega, una patacada que les males relacions amb la família política no deuen haver contribuït a fer més lleu. Obvio els comentaris sobre l'obscenitat de les declaracions. Ara bé, si milers de fans del món li subvencionen la vida, chapeau per la senyora, que al capdavall viurà de la burrície d'un mercat captiu del més barat dels sentimentalismes. Bé n'hi ha d'altres que s'empassen la publicitat entre minuts i minuts de ventdelplà.

    ResponElimina
  2. Gràcies pel teu comentari, Mina. Estem totalment d'acord en això, doncs.
    I disculpa el retard a publicar-te el comentari, vaig una mica despistada en aquesta qüestió i encara no he sabut resoldre que es vivibilitzin els comentaris.

    ResponElimina
  3. Tot el que esteu dient no te ni cap ni peus, aquesta dona tota la vida ha estat al costat de Larsson, eamb viscut en un mini pis, li ha ajudat en tot, crec que li correspon moralment una part de la seva gloria, i no el pare i el germà, amb els quals no es parlava feia temps, per les seves idees tan diferents, ara es troven amb uns calerons que els hi venen sense cap esforç.

    Ho trobo molt injust i mes els comentaris que feu referent a la seva dona, que amb els vostres comentaris sembla que estigui demanen diners, esta demanen el que li pertoca.

    Sigue una mica mes comprensius i no tan machistas.

    Guiomar

    ResponElimina