L'Havana, Malecón. Foto: Teresa Amat



diumenge, 21 de novembre de 2010

Pobre Tolstoi!

Tolstói, concluye la catedrática de Historia Medieval María Milagros Rivera, era una gran escritor pero hay que situarlo donde estaba: defendiendo el patriarcado. "No se ocupaba de la mujer, sino de sí mismo, dando un rodeo. El precio que paga Anna Karénina por vivir su vida es una fantasía masculina que fomenta la literatura masculina. Curiosamente, en la misma época, Elizabeth Gaskell describía en Ruth un amor libre mal visto por el patriarcado pero que no acababa en tragedia. ¿Por qué no se convirtió en un superventas?"

O més aviat pobres de nosaltres, per haver-nos tocat ser contemporanis d'aquestes ments prodigioses.

2 comentaris:

  1. Necessiten un Harold Bloom que els foti canya.

    ResponElimina
  2. Ui, el Harold Bloom no el poden ni veure; on vas a parar. Elles voldrien una estudiosa de la literatura de gènere (no de gèneres literaris, òbviament) que establís el cànon definitiu i veritable: una visió totalment matriarcal de la literatura i la cultura per oposició a la "visió patriarcal" que tan odien.

    ResponElimina