L'Havana, Malecón. Foto: Teresa Amat



dimecres, 7 de maig de 2008

El laogai, el gulag xinès

Segur que la majoria de la gent que diu que va quedar embadalida per la “frapant” exposició "Bodies", que per aquí també va fer furor entre les petites masses sempre disposades a l’oci culturalista, no arribarà a saber mai d’on provenien aquells cossos de carn autèntica sotmesa a plastificació. I és una llàstima.

En una entrevista d’ahir a La Vanguardia, aquí i aquí (cal estar-hi subscrit però és fàcil de trobar), Harry Wu, arran de la publicació en castellà del seu llibre de memòries, Vientos amargos (Laogai: The Chinese Gulag), editat per Libros del Asteroide, explica què eren i són (tres milions de presoners encara avui dia, entre 40 i 50 milions al llarg dels anys) els laogai, els camps de treball i confinament xinesos equiparables als del gulag soviètic. Un cop més algú ens posa davant del nas, si ho volem veure, que per més que la Xina actual hagi evolucionat cap a la lliure economia, la situació política no ha canviat gairebé gens, i hi continua campant la repressió neomaoista i el menyspreu pels drets humans. També diu que últimament es parla molt del Tibet però que ningú gosa esmentar el gulag xinès. No espantéssim pas el gran monstre que ha d’acabar dominant l’economia mundial.

Doncs bé, entre altres coses, hi explica això:

-Hablemos de lo que se produce en los laogai. Usted denuncia que sus productos se venden también en Occidente.

-El laogai es parte de la economía china, infinito trabajo gratis. La mayor fuerza esclava del mundo. Además de construir carreteras, venden todo tipo de productos al mercado, incluida ropa y juguetes. EE. UU. prohibió que se pudieran vender en su territorio los productos procedentes de estos campos y algunas compañías han sido sancionadas por importarlos. Pero hoy son más listos y los laogai venden sus productos a otras compañías chinas de comercio que sí que los exportan como si fueran de fábricas normales. Los productos chinos que compre pueden tener sangre de presos.

-Entre esos productos se incluyen órganos.

-En los laogai hay sentencias de muerte y el hecho es que China es el segundo país donde hay más trasplantes en el mundo. En el 2006 el Ministerio de Salud admitió que el 95% de los órganos procedía de prisioneros ejecutados.

-Y también afirma que muchos de los cuerpos de la exitosa exposición Bodies provienen del laogai.

-Es un nuevo desarrollo. Desde que un doctor alemán inventó la técnica de la plastinación, un profesor chino lo copió y se ha creado una minindustria para mostrarlos gracias al dinero de una empresa americana, Premier. Es evidente al ver los cuerpos que muchos de los hombres y las mujeres son chinos, cuerpos no reclamados que deben proceder de los laogai, desde los que no se ha informado a las familias de la muerte.